OP ART





Algo de historia siempre es importante para entender y contextualizarnos con la moda y en general con todo nuestro entorno. Así pues, quiero contarles un poco de dónde salió todo el cuento de las rayas blancas y negras en la ropa. 

A finales de los años 50, antes de que yo y algunas de ustedes hubieran nacido, empezó a ocurrir una revolución a nivel mundial, principalmente entre los jóvenes. Fue justo en la época en la que el mundo se estaba recuperando de las dos grandes guerras del siglo XX, cuando se empezó a pensar en otro tipo de cosas. Si, esa famosa época de liberación sexual y política en que se protestaba por todo (aunque eso poco ha cambiado) y claro, había un cambio evidente en todo.

Bueno, pues en esa mescolanza de grupos que pensaban diferente se vio la necesidad de marcar la diferencia y demostrar lo que querían y lo que les gustaba. Entonces, aparecen en escena los mods: movimiento que sugiere la creación y diseño de cosas pensadas futuristamente, algo muy minimalista, “mod-ernistamente”. (palabra inexsistente)

Inglaterra entonces, se convierte en el primer punto de arranque para toda esta locura. Y a los pocos años, ya en los 60´s, toda la estética y los gustos mods llegaron a miles y miles de seguidores de la juventud inglesa, pero claro, ahora con un toque muy sofisticado y chic. Aquí obviamente hay una época dura de anfetaminas, entre otras cosas, que en este contexto no son  muy interesantes de citar.

El caso es que a mediados de los 60´s  se volvían cada vez más populares los estilos musicales como el beat o el pop y de ahí nacieron grupos como Small FacesThe Kinks, The Who o The Action. Así pues, gracias a la convergencia de cambiar la música, el cine y la moda, por primera vez en la historia de los jóvenes, ellos tenían otras opciones muy diferentes a vestirse como sus papas.

Hasta aquí todo venía color de rosa, pero como todo en la vida, los mods vivieron momentos violentos. Momentos tan violentos que comenzaron a desintegrarse porque fueron evolucionando y esto llevó a que nacieran otros estilos como los skinheads o la contraparte: los hippies.

Dejando de un lado su pasado turbio, lo que nos interesa es el arte Op, el cual viene de todo este rollo que me eché y que propuso y propone actualmente un estilo monocromáticamente geométrico acompañado de cortes de pelo puntiagudos. Se expandió por el mundo de una manera tan abrumadora que los patrones de Op Art ya aparecen en todo: desde la ropa, los anuncios publicitarios, la papelería, los tejidos para el hogar (como manteles, servilletas, tapetes, etc) e inclusive nació la prenda emblemática de este estilo en su momento: el vestido de papel.

¡Recuerda que puedes compartir este post con tus amigas, dejarnos tus comentarios y calificar este pots!

¿Qué esperas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por acompañarnos! Tus comentarios son muy importantes para nosotros.